sábado, 23 de junio de 2012

Noche de San Juan


¡Avivad el Fuego, alquimistas, porque ha llegado San Juan! Tras unos meses después de comenzar la Obra, después de haber atrapado el Espíritu y con este disuelto, fermentado y putrificado el Cuerpo, después de haber visto el Cuervo, llega la hora de la blancura, la pureza, la luz y la calma. El verano llega, las temperaturas suben y, en nuestro athanor, la Salamandra, antes cubierta de tinieblas, ahora resucita para pedir al artista un alimento contundente, que la llevará a la madurez y la perfección, a la rojez absoluta. Avivad, pues, el Fuego, pero no el vulgar, sino Nuestro Fuego Secreto, aquel que no quema.

No hay comentarios:

Publicar un comentario