viernes, 9 de marzo de 2012

Año Nuevo Hermético: La Anunciación

Ya quedo poquito para que empiece el Año Nuevo Hermético, cosa que ocurrirá este año exactamente el día 20 de marzo a las 5:14 AM. En este día, que se llama también equinoccio, el día dura lo mismo que la noche, es decir, el equilibrio entre la oscuridad y la luz es tan preciso y armónico que el Espíritu Universal brotará como una fuente, dando comienzo a la primavera boreal. En este momento, es cuando se puede (y se debe) comenzar practicar Alquimia, al menos para los seguidores de las enseñanzas antiguas.

No se nos puede escapar cierto detalle correspondiente a estas fechas. La tradición cristiana tiene por costumbre celebrar el día 25 de marzo la festividad de la Anunciación. En dicho día, que ocurre nueve meses antes de Navidad, hace unos años María fue informada por parte del ángel Gabriel que había sido fecundada de Cristo por intercesión del Espíritu Santo. La fecha de los equinoccios de primavera suele variar entre el día 20 y 21 de marzo, por lo que, para redondear, el 25 de marzo es una buena fecha como para ser fijada como inicio del Año.

Comentaré rápidamente el quid hermético de esta digamos historia evangélica, desde el punto de vista de la iconografía alquímica. María, que es virgen y pura, o sea, limpia, sin mácula, una cosa nueva, una tierra blanca (en todos los sentidos), es fecundada por el Espíritu Santo (o el Universal, que a fin de cuentas es lo mismo), precisamente de un vástago real, de Cristo (del griego χριστός, christós, "ungido"), que bien podríamos llamarlo Oro Filosófico, por ejemplo. Tras nueve meses de embarazo (o cocción a fuego lento, dentro de su vientre), nacerá el Rey (aún niño) en aquel conocido pesebre. Pero como la biblia entera podría analizarse herméticamente, dejaré a discreción de cada uno el profundizar en los pormenores de la Obra velada bajo este tipo de analogías en todo tipo de escrituras antiguas. Ni que decir tiene, que el mito no es ni mucho menos originario del cristianismo, y para demostrarlo hay decenas de ejemplos de los que podremos hacer una enumeración en algún artículo futuro.

Y sin más, tan solo resta preparar los Athanores y desearos a todos un Feliz y Próspero Año Hermético.

1 comentario:

  1. Muy buena historia. Por otro lado te tomamos la palabra para que en un próximo artículo, nos des pistas sobre cuáles religiones anteriores al cristianismo, tenían mitos similares, léase Mitra, etc. Te comprometemos a que nos lo cuentes.

    ResponderEliminar