lunes, 16 de enero de 2012

Sal revivida


Cuando el artista desea usar cualquier tipo de sal puede obtenerla en su medio natural, o bien comprarla en el comercio y proceder a revivirla, siempre que sea necesaria para fines espagíricos.

Aquí, muestro como un poco de sal nitro disuelta en agua de lluvia y colocada en una simple vasija de cerámica destinada comunmente a contener helado atraviesa, con el paso de las semanas, la porosa pared de tierra hasta alcanzar su objetivo, que es aflorar, tal como se puede ver en las paredes de piedra de las bodegas, al otro lado.

Esta sal, preciosa y renacida, además de ser un fantástico ingrediente o primera materia para diversas cuestiones, parece ser un auténtico manjar para el ganado caprino, según lo atestigua una atenta observación de los lugares que lamen, cuando el pastor les deja, estos animales, los cuáles, quizás por ciencia infusa, saben apreciar el delicado valor de esta sustancia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario