miércoles, 11 de enero de 2012

Aceites minerales, una auténtica medicina espagírica

De casi todos los minerales y sales se puede extraer  un aceite con propiedades medicinales, según el origen de este, si un artista aplicado practica con rectitud el camino del laboratorio. Ya hablé en otra ocasión del admirable Aceite de Tártaro, pero ahora me gustaría dar algunas pautas para generalizar el método.

Se pueden extraer aceites del antimonio, de la galena, de la marcasita, de la sal del tártaro, de la sal común, del azufre, del alumbre, etc., y aunque estos no intervengan para nada en la Gran Obra, nos deja toda una farmacopea yatroquímica con la que experimentar. Los aceites, si son preparados correctamente, son dulces y suaves, y no tienen propiedades malignas ni corrosivas, y se pueden tomar tanto internamente como aplicarlos exteriormente, con las debidas precauciones comunes, claro está.

Ya que la medicina digamos actual ignora estos preparados, de gran eficacia, se podría decir que, lejos de ser panacéicos, pueden apaliar enfermedades que hoy se consideran crónicas o incurables; es por ello que cualquier alquimista interesado no debe dejar de experimentar con ellos.

Para extraer estos aceites hay varios caminos, y depende de la dureza filosófica de cada mineral. Algunos se dejan besar dulcemente por el Espíritu del Vino, dándole su preciado Azufre; otros requieren que antes un menstruo como el Espíritu del Vinagre abra su coraza metálica. Los hay que requieren también una calcinación previa, con tal de que el fuego destruya todo lo inútil y deje el corazón intacto, y otros requieren todos estos métodos.

Quien guste de luchar estas laboriosas lides, debe atender a que el procedimento utiliza básicamente tres herramientas:

  • El Espíritu del Vino, para la extracción final de la tintura.
  • El Espíritu del Vinagre, para abrir los minerales que sean necesarios.
  • La Calcinación, a altas temperaturas, para los sujetos más duros.

La forma de trabajar con estas herramientas son básicamente dos:

  • La Circulación, es decir, poner el Mercurio (disolvente o sustancia extractora, Espíritu de Vino o Vinagre, según el caso) mezclado con el sujeto a estudio, en un vaso cerrado, a temperatura templada, hasta que este suelte (o no) lo que deba soltar.
  • La Filtración, y sus correspondientes lavados con agua destilada de lluvia, con el fin de que tan solo quede lo puro en el filtro, o en el agua, caso en el que habría que aplicar
  • La Coagulación,  que no es otra cosa que eliminar las humedades superfluas por medio de un calor suave.
  • La Destilación, suele ser el paso final de cada extracción menstrual, y tiene como objetivo o bien concentrar en la cucúrbita o matraz madre el producto, o bien elevarlo por los cielos filosóficos de nuestra redoma, según sea el caso.

Al final, el artista aplicado debería encontrar un aceite, por medio de la sabia aplicación de estos principios, siguiendo su intelecto y buen hacer, que deberá mostrarle el camino, con paciencia, sin prisa, pero sin pausa.

El dar un método particular sobre la extracción de cada aceite, de cada minera, me parece un trabajo agotador, amén de inabarcable en una vida humana, así que sería conveniente, por el contrario, el dar los principios de nuestro Arte, aunque sea de manera resumida, con la esperanza de que cada uno sepa aplicarlos según le convenga mejor.

De momento, espero que esta resumida lista sea útil. Quizás en otro momento disponga de tiempo para entrar en detalles.

2 comentarios:

  1. Hola de nuevo Artefuego,

    Me ha llamado la atención que menciones el aceite de la Sal Marina... No me lo había planteado hasta ahora, pero creo que lo empezaré a investigar! :)

    ¿has trabajado con el Espíritu de Sal para la extracción de los aceites? Y en tal caso, ¿qué opinión te merece este singular y punzante menstruo?

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Hola september road,

    sobre el Espíritu de Sal no tengo mucha experiencia, en su día lo destilé, pero no he probado a utilizarlo de manera "alquímica". Sin duda, puede ser muy útil, sería necesario investigar más.

    ResponderEliminar