viernes, 19 de agosto de 2011

Agricultura Celeste

En la alquimia, como casi todo, se ve muy influenciada por acciones que ocurren fuera de este mundo. En este artículo, más que dar un repaso teórico a cosas ya de sobra repetidas por cualquier página, intentaré explicar un poco por encima algunos datos a tener en cuenta cuando uno quiere hacer verdadera alquimia. Por ello, trataré de uno de los astros que más nos influyen: la Luna.

Identificada con la plata desde la antigüedad, con lo femenino, lo acuático y lo volátil, la Luna, dependiendo de como le de la sombra de la Tierra, está en una fase u en otra. Es decir, que dependiendo de la posición del Sol (que es oro, masculino, terrestre y fijo) , adquiere, bajo nuestro punto de vista, una silueta u otra.

Este constante cambio, que dura 28 días más o menos, ya fue muy comentado desde tiempos remotos, y todos los pueblos le dieron una interpretación u otra. Yo voy a dar una explicación del mito perteneciente a una rama del sufismo en la cultura musulmana, que aprendí gracias al desaparecido espagirista granadino Abu Omar Yabir.

Podemos considerar pues que la conjunción de la Luna con el Sol es en efecto un matrimonio místico. Cuando la Luna está Llena, significa que está en posición contraria al Sol, y por ello refleja su luz totalmente. En oposición, cuando la Luna está en fase Nueva, no se ve, pues el resplandor del Sol la tapa.

Consideraremos entonces que en el Novilunio es cuando el Sol copula con la Luna, produciéndose un embarazo simbólico, que en los días siguientes, durante la Luna Creciente, irá aumentando hasta que, en el día 14 del ciclo, estando Llena esta, parirá un nuevo Vástago Lunar, un hijo que contiene las propiedades del Padre y la Madre. Aquí, la influencia de la Luna es total, es todo plata, en oposición a cuando es todo oro. La Luna irá recuperando su forma durante la Fase Menguante, hasta alcanzar otra vez el estado inicial, y comenzar el ciclo de nuevo, como manda la Naturaleza, como nos indica el Ouroboros.

Teniendo en cuenta esto, podemos deducir algunas indicaciones prácticas. Por ejemplo:


  • Cuando queramos hacer crecer algo, disolverlo, sublimarlo, destilarlo o volatilizarlo, es decir, acercarlo a la naturaleza Lunar (es decir, al estado de plata, al estado volátil, húmedo) y alejarlo de la naturaleza Solar (lo fijo, lo seco, el oro) convendría comenzar las operaciones en Luna Creciente o Nueva, y terminarlas en Luna Llena.
  • Como es lógico, cuando queramos hacer lo contrario, lo que viene siendo fijar, secar o calcinar (en según qué ocasiones, ojo), sería una buena idea comenzar los trabajos en Luna Menguante o Luna Llena, para acabar en Luna Nueva.


En esencia, ese es el resumen que quería transmitir. Como dato extra, ¿alguien se ha preguntado alguna vez porqué se repite tanto el número 40 en los tratados de alquimia? Por ejemplo, cuando se dice tanto que la Cabeza del Cuervo aparece a los 40 días... pues bien, siguiendo este mismo razonamiento de parentesco de nuestra Materia con la fase Lunar, si queremos estar seguros de que vamos a poner algo en concordancia con el astro, convendría empezar en el Novilunio, completar todo un ciclo hasta el siguiente, y finalmente esperar medio ciclo más para dejarla en el estado de Plenilunio. Si una vuelta entera dura 28 días, más 14 la mitad de este, estamos más o menos en los 40 días que tanto recomiendan los autores del pasado.

Los detalles de esta última operación, claro, convienen ser tratados con discreción. Pero, en general, creo que aquí se ha dicho mucho ya.

http://es.wikipedia.org/wiki/Fase_lunar

4 comentarios:

  1. Muy Bueno Artefuego lo que subiste sobre la Luna:

    Es enriquecedor, no había intuído para nada lo del número 40, La luna siempre la luna como intermediaria entre el Sol y la Tierra, por algo somos el mundo sub-lunar.

    Hago un pequeño aporte si me permites:
    Plantas que rige la luna: Lechuga, Acelga, Salvia, Loto, Nenúfar y Algas entre otras.
    Piedras que rige la luna: Cristal, Celenita, Coral, Perla, Berilo, y ... Sal.

    Gracias Artefuego por compartir tus conocimientos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Octavio,

    a veces se olvidan axiomas alquímicos que conviene repasar para tenerlos presente, como es aquello de llamarla "agricultura celeste." En todas las culturas, la luna ha influenciado mucho sobre las cosechas.

    ResponderEliminar
  3. Hola muy bien explicado.
    Solo que cuando nazca el bastago,su naturaleza dependera del signo donde se haya producido la copulacion,por ello nunca sera el mismo producto que en esta copulacion participa el resto del universo que nunca es igual.
    Es mi opinion,sin que nadie se enfade.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Claro Francesc, es así como dices, igualmente influyen los planetas, pero el Sol y la Luna, al estar más cerca, son los más influyentes.

    Quizás en otro momento amplíe el tema al resto del cosmos.

    Gracias por tu opinión.

    ResponderEliminar