viernes, 6 de mayo de 2011

Cábala Fonética

Alejandro cortando el
Nudo Gordiano

Este término, muy poco comentado en la literatura alquímica, es una de las claves más importantes para llegar a entender a los antiguos maestros. Todos los autores hacen uso de esta técnica, pero poquísimos la describen. Por ello, voy a hablar un poco sobre qué significa eso de cábala fonética.

El término no hace referencia a la cábala como tal, es decir, a la interpretación mística del Antiguo Testamento que hacen algunas tradiciones hebráicas. El propio nombre de la técnica es en sí cabalístico. Si buscamos en el diccionario la palabra "cábala", podemos ver su definición:

(Del hebr. qabbālāh, escrituras posteriores a las mosaicas).
1. f. Conjetura, suposición. U. m. en pl.
2. f. En la tradición judía, sistema de interpretación mística y alegórica del Antiguo Testamento.
3. f. Conjunto de doctrinas teosóficas basadas en la Sagrada Escritura, que, a través de un método esotérico de interpretación y transmitidas por vía de iniciación, pretendía revelar a los iniciados doctrinas ocultas acerca de Dios y del mundo.
4. f. Cálculo supersticioso para adivinar algo.
5. f. coloq. Intriga, maquinación.

O sea, que además de la definición dada anteriormente, la cábala es también una intriga, una conjetura. Por lo tanto, la cábala fonética es hacer conjeturasm, suposiciones o misterios en base a como suenan las palabras o, también, de donde provienen. Esto quedó muy patente en el libro El Misterio de las Catedrales, de Fulcanelli, que es una continua interpretación de estos misterios que tanto llenan los manuscritos de los filósofos. Fue él (aunque, tengo que decirlo a sabiendas de que seguramente moleste a algún fiel seguidor, en ocasiones sus interpretaciones son como poco algo "libres") quien hizo traer a la memoria colectiva el término.

Quedará mejor explicado con un ejemplo. Supongamos una palabra cualquiera, extraída la explicación, dicho sea de paso, de un libro de Fulcanelli. Sabemos que Nicolás Flamel, en su Libro de las Figuras Jeroglíficas, hace un viaje alegórico a España, donde encuentra a un maestro alquimista, judío converso, con el que luego va a Santiago de Compostela y entonces regresa, por mar, a Francia, concretamente hasta Orleans. Sin entrar en los pormenores de este desgraciado viaje, el maestro enferma y muere, y lo entierran en esa ciudad francesa bajo santa cruz. Pues bien, Orleans es un ejemplo (siempre según Fulcanelli) de cábala fonética, pues partiendo la palabra, podemos decir que Orleans es muy parecido en francés a l'or est l'a, es decir, el oro está ahí. Ejemplos como este hay miles aunque, por desgracia, a falta de haber recibido una iniciación por parte de quien los escribió, queda un poco a la imaginación, ingenio o suerte de quien esté presto a interpretarlos.

Otra forma de cábala fonética es el descomponer una palabra a sus inicios, en clara alegoría a la descomposición alquímica (por si alguien no pilló mi insulsa broma). De esto, si cabe, hay más ejemplos, como los referentes a la materia prima, a las operaciones, a las fases de la Gran Obra, etc., y constituyen una de las ténicas principales para desentrañar los secretos ahí ocultos.

Por decir algunos (ya que el curioso interesado podría mirarse el Diccionario Mito-Hermético de Dom Pernety), recordemos por ejemplo cuando los filósofos nos dicen que tenemos que calcinar algo. Advierten, ya de primeras, que el artista no calcina con fuego vulgar, si no con el misterioso fuego secreto, y que esta calcinación filosófica nada tiene que ver con dar una gran llama al compuesto. Si vemos de donde proviene la palabra "calcinación",  es decir, hacer "cal", calx en latín, qalí en árabe hispánico y a su vez qily en árabe clásico, que hace referencia a la sosa, a la cenizas blancas de las plantas, o sea, que calcinar, "fabricar cenizas", es lo mismo que fijar, cuajar, coagular. Por lo tanto, calcinar es fijar.

Reconozco que el ejemplo es algo vago, porque aún contiene un misterio en sí, así que intentaré dar otro. La serpiente o el dragón en la iconografía alquímica casi siempre va enrollada a algo, o bien luchando contra otro algo. Suele estar enzarzada, aprisionando o matando, a la materia volátil. O sea, que la serpiente es lo que fija. A la hora de buscar la palabra, más que serpiente, sería conveniente hacerlo por pitón (serpiente en griego), por las connotaciones mitológicas del mismo. Pitón era una serpiente-dragón que vivía en Delfos. En griego, python significa pudrir, o sea, que volviendo sobre nuestros pasos en este camino lingüístico, ahora sabemos que la serpiente que fija en realidad lo que está haciendo es pudriendo la materia.

Creo que queda explicado qué es la cábala fonética. ¿Es una ciencia exacta? Desde luego que no, pero las conjeturas de qué quería expresar el autor original creo que quedarán bastante reducidas, y las no válidas se eliminarán por el trabajo en el laboratorio.

¿Hasta dónde puede llegar este "nivel" de oscurantismo? Es decir, que el significado oculto o esotérico de una palabra revele a su vez otra palabra que contenga otro significado misterioso, y esta otra a su vez otra, etc. Pues quien sabe. En ocasiones, es directo. En otros casos, son dos los "niveles" que hay que superar en esoterismos. Teniendo en cuenta que a cada paso en esta escalinata de traducciones imprecisas las posibilidades se multiplican, tan solo podemos confiar en que los antiguos autores hayan sido lo suficientemente bondadosos como para no llevarnos al completo fracaso (o a la locura) con sus textos.

El dilucidar correctamente esta (y muchas otras cuestiones en el campo de la alquimia) es sin duda aquello que llamaban Donum Dei, el Don de Dios, que no tiene porqué ser precisamente un don divino como tal (esto ya lo dejo al criterio religioso de cada uno, que la alquimia no tiene religión ni hace proselitismo de ninguna clase, pese a lo recurrente de la iconografía cristiana), el Verbum Dimissum, la Palabra Perdida, el Nudo Gordiano y tantos otros calificativos. Porque los libros alquímicos, pese a lo que se cree, no fueron escritos con carácter divulgativo (ni mucho menos), sino más bien como un recordatorio para aquellos iniciados que ya tenían la llave.

Solo me queda desear suerte al neófito.

7 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho tu blog.
    Espero que no lo dejes de mantener y nos sigas compartiendo tus pensamientos y experiencias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por si te interesa, LA PIEDRA FILOSOFAL O EL SECRETO DE LOS ALQUIMISTAS

      http://www.testimonios-de-un-discipulo.com/Alquimia/La-Piedra-Filosofal.html

      Eliminar
  2. Muchas gracias por el apoyo clow reed. Iré actualizando el blog tan a menudo como tenga algo que contar, que a veces es difícil.

    ResponderEliminar
  3. Que blog tan interesante y me parece que el mismo nombre o pseudonimo de Fulcanelli también proviene de la cábala fonética, podrías comentar sobre eso sería muy interesante .gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por si te interesa,
      LA PIEDRA FILOSOFAL O EL SECRETO DE LOS ALQUIMISTAS.

      http://www.testimonios-de-un-discipulo.com/Alquimia/La-Piedra-Filosofal.html

      Eliminar
  4. Por ejemplo, yo leo en "Limojon de Saint Didier", el seudónimo del autor de El Triunfo Hermético, "lime jaune descendu du air". El seudónimo es una versión fonética del mismo texto dicho en francés, sin reparar en la ortografía. La letra mata....Para penetrar los secretos de la lengua de los pájaros hay que meterse con el francés, el griego y el latín. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quiero compartir con todos una joya.
      LA PIEDRA FILOSOFAL O EL SECRETO DE LOS ALQUIMISTAS

      http://www.testimonios-de-un-discipulo.com/Alquimia/La-Piedra-Filosofal.html

      Eliminar