jueves, 10 de marzo de 2011

Un consejo del Mutus Liber

El Mutus Liber, que significa "Libro Mudo", es un enigmático "texto" alquímico que, a través de 15 planchas donde hay grabados una serie de dibujos, nos indica en lenguaje velado como realizar la Gran Obra. Fue "escrito" por Altus, y publicado en 1677 por La Rochelle.



Entrecomillo algunas cosas porque realmente no hay mucho texto escrito en el libro, por eso es mudo. Apenas una indicación del editor en la primera plancha, unos números a modo de indicación y finalmente una sencilla y misteriosa frase casi al final, en la plancha número XIV. No entraré ahora a intentar desentrañar los secretos que guarda el tratado, objeto de discusión entre un gran número de alquimistas a lo largo de los siglos desde que fue publicado. Hay mucho escrito sobre qué dice exactamente, algunos aciertan y otros no, sujeto por supuesto tan solo a mi humilde opinión personal.

Lo que si me gustaría comentar hoy en la frasecilla final, que a modo de epílogo trata de aconsejar al artista presto a aventurarse a entrar en el laberinto.

La frase dice:
Ora, Lege, Lege, Lege, Relege, Labora et Invenies
escrito entre los dos personajes protagonistas, un hombre y una mujer, que se llevan un dedo a los labios, a modo de indicación de guardar el secreto revelado. Un matraz mostrando el símbolo del Mercurio de los Filósofos, sobre unas tenazas para manejarlo en el fuego, y dos especies de bandejas de laboratorio completan el grabado.

La frase en cuestión, viene a decir, en una traducción más o menos libre (pues no soy un experto en latín) algo así como:
Ora, Lee, Lee, Lee, Relee, Trabaja y Encuentra
En mi interpretación, contextualizándonos un poco, he deducido que más que orar, el artista lo que debe hacer es meditar. Cuando uno reza, realmente está meditando, intentando alcanzar un conocimiento de lo que la deidad le pueda comunicar. El consejo, por lo tanto, es que el alquimista debe meditar mucho sobre la naturaleza de los trabajos antes de comenzar.

Lo siguiente está claro, lee y relee, haciendo incapié en que hay que leer mucho. El conocimiento suficiente para hallar la Piedra está ya más que escrito, una persona que haya meditado sobre el concepto de alquimia, con ayuda de los libros de los sabios, y un repaso posterior de estos, debe alcanzar el conocimiento.

Pero la teoría es tan solo una parte, necesitamos trabajar en el laboratorio, por eso tenemos que trabajar, tal y como hacen los personas del Mutus Liber para, y solo entonces, encontrar finalmente la Piedra de los Filósofos.

Un último detalle, es que la palabra Ora está por encima de las demás. Quizás, el autor nos quería que decir que la oración o meditación no es algo que tan solo se deba hacer al principio, sino que es la fase reinante sobre las demás, y que a cada lectura, relectura, trabajo o encuentro, se debe volver a orar (meditar) para alcanzar el conocimiento de la Piedra Filosofal.

1 comentario:

  1. Silencio en la cabeza, la mente. Eso es lo que muestra la mujer

    ResponderEliminar