miércoles, 16 de febrero de 2011

El auténtico alquimista

Muchos opinan que existen muchos caminos o "Vías" para llegar a la Piedra Filosofal, pero a veces se olvida lo que muchos artistas dicen acerca del trabajo:
una sola materia, un solo fuego, un solo vaso
En prinicipio, la forma más "noble" de llegar a la perfección del magisterio trabajará con una sola materia primera, de donde se extraen los elementos, por medio de un solo fuego (secreto) que no es el fuego común, y se trabaja en un solo vaso, o un solo recipiente sencillo. Dicen además que el auténtico filósofo trabaja sin gastos, que tarda una cantidad de tiempo considerable y en un atanor pequeño. Se descartan, pues, los grandes hornos de miles de grados para fundir metales, o los trabajos con ácidos corrosivos o terrible bases caústicas capaces de quemar al osado experimentador.

Hablan también de que la materia prima de la Gran Obra es gratis, que todo el mundo la puede obtener, que se puede ver a diario, y que es imposible de comprar. Hay varias teorías acerca de esta misteriosa materia de donde sale el secreto de los filósofos. Yo, personalmente, sospecho de una en especial, teorías que intentaré demostrar en algún artículo más adelante.

Sin duda, pienso que existen diversos caminos para llegar a Roma, y que la alquimia tiene pues varias formas de obtener la Piedra Filosofal. Quizás unas vías se consideren más "filosóficas" que otras, pero no podemos ignorar que grandes maestros como Ireneo Filaleteo, Nicolás Flamel o Basilio Valentín empleaban metales en su elaboración, quizás porque así el camino es más corto y directo.

El problema de emplear varias materias iniciales de tan diversa índole (común, no filosófica) conlleva que se compliquen los procesos. Quizás por ello, los caminos que emplean una sola materia sean más sencillos y directos, aunque irónicamente quizás más ocultos a los profanos.

Sea como sea, pienso que el conocimiento de la elaboración de la Piedra está al alcance de cualquiera hoy día, si el estudiante es serio. Todos los tratados de alquimia importantes de todos los tiempos están gratis, disponibles en internet, y un laboratorio para empezar se puede adquirir por más o menos 60 €. Nada comparable al siglo XVII o XVIII, donde solo los ricos practicaban la alquimia, pues los libros eran carísimos (y más tratándose de temáticas esotéricas) y el material de laboratorio hecho a mano por artesanos muy especializados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario