lunes, 11 de agosto de 2014

Trifolium Quadrifolium



Tras muchos intentos, he llegado a perfeccionar la técnica del cultivo del trébol de cuatro hojas. A priori parece una cosa harto difícil, pero cuando uno presta atención al ciclo de vida de una familia de los trifoliums y a lo que les rodea, como esta, puede jugar un poco y seducir a los elementos para que den a luz a tan tremenda maravilla, que se halla en el centro de esta fotografía.

Se trata de un secreto natural que no revelaré de momento.

jueves, 17 de julio de 2014

Mis instrumentos del Arte

Confieso que hace algunos años adquirí una curiosa variedad del Síndrome de Diógenes el cuál me hacía adquirir cualquier aparatejo de vidrio de laboratorio. Compraba por internet, en mercadillos, me colaba en talleres de vidrio científico decenas de matraces, alambiques, tubos de refrigeración, bandejas de pyrex, tubos de ensayo, retortas, Erlenmeyers, varillas de vidrio, fantásticos morteros esmerilados, tapones, codillos adaptadores, matraces de destilación, etc., para llenar las estanterías del laboratorio, con el fin de calentarlos penosamente, durante larguísimas jornadas, con los más infernales tormentos que mis diversos atanores podían proporcionar.

Fuí testigo de cómo el fuego, lamiendo lentamente las rechonchas paredes de mis vasos, hacían volar los espíritus hasta la otra punta de la mesa del laboratorio, obrando algún que otro pequeño milagro mientras un servidor sudaba por ver la gotita caer lentamente, la cristalización de alguna sal curiosa, la separación de los elementos o cualquier otra experiencia digna de ser contada.

jueves, 10 de julio de 2014

Acerca de los maestros, la enseñanza y la Alquimia

Muchas personas me han llegado a preguntar si estaría dispuesto a enseñarles Alquimia (ante lo que contesto que tristemente no puedo hacer tal cosa, ya que no tengo tanto conocimiento como para ello) o si conozco de alguien que lo esté, sea un particular o algún tipo de institución privada dedicada a esto. Aunque sí que se de algunos que se autoproclaman alquimistas, tampoco puedo recomendar ninguno.

Para empezar, considero que es incompatible el dinero y la enseñanza de la Alquimia, así como de cualquier Arte esotérico. No tiene sentido pagarle a alguien para que te enseñe a hacer algo que supuestamente te puede volver rico. Si el maestro en cuestión está cobrando por cursos o conferencias, realmente de maestro no tiene mucho. De serlo, directamente lo haría gratis, por amor al Arte, porque siente la necesidad de compartir sus conocimientos y no para ganar dinero.

domingo, 6 de julio de 2014

La Revista Azogue vuelve

Hace unos cuantos artículos, publiqué una entrada sobre la desaparición de la Revista Azogue, debido a que el servicio de su web dejó de estar disponible. Ahora que he vuelto, me complace anunciar (y creo que más vale tarde que nunca) que Azogue vuelve a estar disponible, además de haber publicado hace unos meses un fantástico nuevo número con casi 500 páginas sobre historia de la Alquimia.

Desde aquí, mi sincera felicitación a sus editores por tan tremendísimo trabajo, y mi ánimo a los amantes del Arte a que se empapen del conocimiento que tan generosamente les brindan.

miércoles, 2 de julio de 2014

Apuntes sobre los Cuatro Elementos (I)

Sabido es que, en Alquimia, se emplea el paradigma de los Cuatro Elementos para describir la materia. En nuestra Ciencia, las cosas están formadas de los llamadas Cuatro Elementos Aristotélicos: Fuego, Aire, Agua y Tierra. Sin embargo, esto se suele tomar al pie de la letra, lo que conlleva considerar esta concepción del mundo una simplificada, arcaica y desfasada tabla periódica. En este y algunos otros artículos, voy a intentar dar una idea general sobre este complejo concepto, a fin de esclarecer un poco el asunto.

martes, 1 de julio de 2014

Resurgiendo

Tras casi dos años después de la última entrada, anuncio a los lectores del blog de que voy a retomar la sana afición de compartir un poco mis humildes conocimientos sobre Alquimia. Aunque pareciese abandonado, jamás me fui del todo, y cada semana procuraba revisar el email donde muchos de vosotros me habéis contactado. Espero sepan disculpar la tardanza, pero llegué a sentir que no era el momento de continuar con esta gacetilla, del mismo modo que ahora he sentido que es justo el momento de retormarla.

Me gustaría aclarar, fruto de ciertos mensajes que me han remitido, que el objetivo de este blog es servir de bitácora, más o menos formal, complementaria a mi formación alquímica. Es decir, que puede contener errores, inexactitudes, y que mis ideas o sensacions pueden cambiar a través del tiempo, pues es el reflejo de una evolución y un aprendizaje personal. No soy un maestro ni un experto, por eso mis palabras no se deberían tomar como las de tales.

Espero no defraudar a los amigos del blog con los artículos que tengo preparados.

¡Saludos herméticos!

miércoles, 28 de noviembre de 2012

San Bernardo de Claraval: Alquimia y Templarios

Hace tiempo que no escribo nada en el blog, espero que mis lectores me disculpen.

Hoy traigo uno de esos mitos alquímicos que permanecen ocultos entre la leyenda y la historia; se trata de San Bernardo de Claraval o Bernard de Clairvaux.

Este monje nació en 1090 en la Borgoña, y con su presencia la Orden del Císter se expandió por toda Europa. En plena época de cruzadas, fue patrón y uno de los inspiradores espirituales de la afamada y misteriosa Oden del Temple, al ser sobrino de André de Montbard, uno de los caballeros fundadores, que llegaría a ser el quinto Gran Maestre de la Orden.

Sin embargo, lo que nos atañe a nosotros, relativo al interés alquímico, es cierta leyenda que se cuenta relativo a su primera revelación.

viernes, 28 de septiembre de 2012

"Alquimia, tras la Piedra Filsofal", de Luis Silva

Tras unos meses de inactividad, vuelvo para dar una buena noticia, y es que Luis Silva ha resultado ganador del II Premio Nacional Juan Antonio Cebrián de divulgación histórica (nacido de los creadores del prestigioso programa de Onda Cero La Rosa de los Vientos), con su trabajo "Alquimia, tras la Piedra Filosofal", cosa que ayudará sin duda a dar prestigio a nuestro Arte a nivel nacional.

Según me consta, el libro se publicará muy pronto, o sea, que podremos disfrutarlo antes de que acabe el año.

Desde este humilde rincón, mi más sincera enhorabuena a Luis. ¡Disfruta mucho tu premio!

jueves, 26 de julio de 2012

Requiem por la Revista Azogue

Tras unos meses de espera, compruebo con pavor que el sitio web de la más famosa (o la única) revista contemporánea dedicada al estudio histórico de la alquimia en nuestra lengua parece haber caído. No se me ocurrió otra forma mejor de expresar mi dolor ante tan dramático hecho que escribir un pequeño homenaje a esta publicación.

Desde finales de los 90, la Revista Azogue (http://www.revistaazogue.com) ha ido publicando decenas de artículos de impecable rigor histórico y científico relativos a la historia de la alquimia en Occidente, a su contexto farmacéutico y a divulgar preciosos textos perdidos en colecciones privadas, en sus seis números que, aunque pequeños en tamaño, eran enormes en erudición. Si bien su objetivo no era alquímico, sino histórico, sus artículos explicaban y rebatían, con tremenda minuciosidad, la idea de lo que fue y sigue siendo la alquimia, en contra de la pseudo-alquimia actual imperante, implantada por el señor C. G. Jung y sus seguidores.

Jamás podremos olvidar la labor de José Rodríguez Guerrero, de Mar Rey Bueno, de Iván Elvira y de tantos otros colaboradores que, desinteresadamente, rindieron tan tremendo culto al Arte Sacro.

Ahora, la página web está vacía, acosada por ataques de virus en las últimas semanas; ya nada queda, oficialmente, de la Revista, con su séptimo número prometido, en el aire, desde hace casi un año. Sin embargo, como bien sabemos en alquimia, la muerte es solo preludio del renacimiento, y desde aquí, con toda la fe, esperanza y ánimo, aguardamos a que que se blanquee este sepulcral Nigredo y que, como el Fénix, la Revista Azogue renazca de sus cenizas y vuelva a relucir como nunca.

miércoles, 11 de julio de 2012

Vino Filosófico

Hoy he sacado de la gruta donde estaba fermentando un poco de vino, al que tengo el atrevimiento de llamar filosófico, pero con ciertas reservas. Su ingrediente principal es rocío de mayo, un poco de agua de lluvia tormentosa y madera de roble americano, tal y como manda el buen vino. El recipiente no puede ser más idóneo: una damajuana arcaica que tiene casi un siglo de antigüedad.

Su olor, lejos de ser desagradable, posee cierto aroma a rosas o violetas. Intentaré extraer su espíritu según el Arte, para diversas aplicaciones espagíricas que tengo en mente.

Adjunto los correspondientes pictogramas para que quede claro el aspecto que semejante vino posee.